Caso práctico: beneficios de contratar un trabajador freelance.

El trabajador freelance posee características distintas a otro tipo de trabajador. Alto compromiso, responsabilidad y cumplimiento de objetivos son algunas de ellas. Veamos en detalle y con un caso práctico, cómo esas características pueden aportar a una empresa.

Juan Manuel es un profesional que trabaja de manera independiente. Hace varios años que gracias a sus estudios como Administrador de Empresas puede vivir de dicha actividad. Con el pasar del tiempo logró montar un pequeño Estudio donde emplea a dos personas. Sus días son muy ajetreados porque debe realizar muchas y variadas tareas:

  • Continuar trabajos ya comenzados.
  • Asistir a reuniones programadas con actuales y potenciales clientes.
  • Atender y contactarse con proveedores.
  • Realizar un seguimiento de campañas ya comenzadas (cobranzas, nuevos productos, fidelización de clientes, etc.) e idear nuevas que atiendan las necesidades del negocio.
  • Crear, verificar y corregir las bases de datos que se utilizan para las campañas.
  • Atender llamados que recibe y hacer otros tantos.
  • Controlar y analizar ingresos, egresos, flujo de caja, etc.

Estas actividades no las puede delegar a sus empleados porque ellos están abocados a trabajos que le han solicitado distintos clientes o bien porque son tareas específicas del negocio.

Así las cosas, si su deseo es que su empresa continúe creciendo y no cometer el error de descuidar a sus clientes, necesitará contratar más personal para poder delegar alguna de esas tareas y él poder dedicarse a aquellas que sean específicas del negocio. Claro que contratar más personal presenta algunos puntos que debe tener en cuenta:

  • Mayor costo de cargas sociales.
  • Necesidad de espacio físico para el empleado.
  • Mayores gastos de hardware y software relacionado con las tareas que realice el nuevo ayudante.
  • Costos de capacitación (costo monetario y tiempo).

Seguramente hay más consideraciones, pero esas ya son suficientes para mencionar que Juan Manuel debe considerar buscar la ayuda de un trabajador FREELANCE. Los beneficios serán:

  • Costos operativos menores: ausencia de cargas sociales, sin necesidad de proveer espacio físico, insumos, hardware, software, etc.
  • Disminución de recursos ociosos: una vez entregado el resultado del trabajo para el que fue contratado, no existe ninguna relación entre trabajador y el contratante. Situación que no ocurre cuando se contrata un empleado en relación de dependencia, quien seguirá perteneciendo a la plantilla aunque la carga de trabajo disminuya.
  • Tercerización: al tercerizar tareas operativas podrá dedicarle más tiempo y energía a tareas específicas del negocio.
  • Nueva visión del mercado y procesos: el trabajador freelance al interactuar con diferentes empresas y organizaciones posee una mirada particular sobre varias industrias.
  • Resultados rápidos: al trabajar por proyectos, al freelancer le conviene no demorarse en ninguno, lo que redunda en un importante beneficio para el contratante.
  • Compromiso con la tarea: por lo mencionado anteriormente, es importante la focalización en el cumplimiento de metas.
  • Flexibilidad: dependiendo de la tarea a realizar puede contratar trabajadores freelance con distintas habilidades. Por ejemplo: uno puede encargarse de la imagen de la empresa, mientras otro crea las bases de datos para la próxima campaña.
  • Aumento de productividad: la productividad de la empresa no se verá afectada en casos de disminución de personal por vacaciones o licencias.

Si siente que su actual situación es similar a la de Juan Manuel, no deje de consultarme acerca de qué manera lo puedo ayudar como trabajador freelance.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *